La historia de Penélope

262
0
Compartir

nina-tejiendo-pCon motivo de la guerra de Troya, muchos reyes de las islas griegas fueron llamados al combate. Ulises, rey de Ítaca, fue uno de ellos. Él no quería partir, pues era feliz en su reino con su adorada esposa Penélope, su hijo Telémaco, su anciano padre Laertes y sus fieles súbditos, pero tuvo que cumplir con su deber. Al despedirse, le prometió a Penélope que regresaría y le pidió que lo esperara.

Ella dijo que así lo haría.

La guerra duró diez largos años, luego de los cuales los combatientes empezaban a regresar a sus hogares. Pero Ulises no regresaba, ni llegaban noticias de él y sus compañeros.

Toda la mañana Laertes caminaba hasta la playa y miraba durante horas hacía lo lejos con la esperanza de ver aparecer en el horizonte la nave de su hijo, sin ningún signo favorable.

El desconsuelo se fue apoderando de él y al cabo de un tiempo se encerró en su cuarto y no volvió más a la playa.

Penélope sin embargo, no perdía las esperanzas y seguía guardándole su sitio en la mesa, limpiando su arco y lavando su ropa.

El rumor de la muerte de Ulises se regó por toda la antigua Grecia y no tardaron en hacerse presentes en Ítaca príncipes de otras islas dispuestos a casarse con Penélope. La reina los alojó en su palacio y los atendió como correspondía a su rango, pero no les dio esperanzas.

Los pretendientes, convencidos de que Ulises se había muerto, ignoraron el sentimiento de fidelidad de Penélope hacia su esposo y comenzaron a insistir en que debía escoger a uno de ellos para casarse. La reina les dijo entonces que lo haría en cuanto terminara la tela que estaba tejiendo para envolver en ella al anciano Laertes cuando muriera, pues su edad era muy avanzada y estaba muy triste por la desaparición de su hijo. Los pretendientes aceptaron y decidieron esperar a que Penélope acabara su trabajo.

Pero Penélope desbarataba en la noche lo que había tejido en el día y distraía de esta forma a los pretendientes, que se portaba de manera  cada vez más grosera y abusiva, celebraban festines todos los días, mataban el ganado de Ulises para comérselo, bebían de su vino y cometían toda clase de atropellos con sus criados.

La bella Penélope los contuvo de esta manera el tiempo suficiente  para que Ulises regresara y acabara de una vez por todas con los abusos cometidos por estos brutales hombres en el palacio de su noble y leal esposo.

-Episodio de La Odisea, de Homero-

Etiquetavalores
Compartir

Dejar un comentario