Los niños de don Nicolás

514
0
Compartir

NICOLAS-WISTON-2

Nicholas Winton era un próspero hombre de negocios inglés que trabajaba en la Bolsa de Valores de Londres a fines de la década de 1930, cuando la situación política de Europa era difícil. El gobierno de Adolfo Hitler en Alemania había empezado a perseguir a las personas judías con el plan de exterminarlas por considerar que perjudicaban a la sociedad.

En 1938 Winton viajó a Praga con el propósito de ayudar a los niños judíos de Checoslovaquia que corrían peligro por esta absurda idea. En ese mismo año el Parlamento Británico aprobó una ley que permitía el ingreso de refugiados de diecisiete años o menores si éstos contaban con un lugar para quedarse y hacían un depósito de cincuenta libras para pagar el boleto de regreso a su país de origen cuando la guerra terminara. Winton aprovechó esta facilidad para rescatar a niños en peligro.

Los trenes con los pequeños tenían que atravesar Holanda, donde se había cerrado el acceso a los judíos, pero con la ayuda de una mujer llamada Geertruida Wijsmuller-Meijer y el apoyo del gobierno británico, Winton pudo seguir con su misión. Logró hallar un hogar de acogida para 669 pequeños que, de otra forma, hubieran sido ejecutados. El último grupo de 250 no pudo salir de Checoslovaquia pues en septiembre de 1939, cuando los alemanes invadieron Polonia, estalló la Segunda Guerra Mundial.

Durante la guerra, mientras los chicos rescatados seguían sus nuevas vidas bajo el cuidado de cientos de familias inglesas, Winton se incorporó a la Fuerza Aérea de su país y combatió contra los alemanes.

La guerra terminó en 1945 y él nunca hizo alarde de su misión a favor de los pequeños… Pero en 1988 su esposa Grete halló, en el ático de su casa, una voluminosa libreta en la que se detallaban los nombres de los chicos rescatados, los de sus padres y los datos de las familias que los habían recibido. Comenzó a mandar cartas a los domicilios de éstas y logró ubicar a ochenta de ellos. Muchos habían conquistado un destino notable, como el director de cine Karel Reisz y la pediatra Renata Laxova.

En ese mismo año la cadena británica bbc presentó una emisión del programa That’s Life (“Así es la vida”) e invitó a Winton a sentarse entre el público. En un momento inesperado la conductora mostró la libreta y preguntó si en la audiencia había alguna persona que debiera su vida al esfuerzo de Winton. Más de 24 ancianos habían viajado desde distintas ciudades para demostrar su agradecimiento a quien les había salvado la vida. Se pusieron de pie, caminando a paso lento se acercaron a su amigo y lo abrazaron para agradecerle.
Hoy Winton tiene 104 años y ha recibido importantes reconocimientos por su esfuerzo.

Etiquetavalores
Compartir

Dejar un comentario