10 FORMAS DE AHUYENTAR TUS PROBLEMAS RIENDO

345
0
Compartir

riendoLa risa ha sido llamada “el tranquilizante sin efectos colaterales” pues estimula la glándula pituitaria en el cerebro, la cual inicia la liberación de endorfinas que liberan la presión, mientras reduce los niveles de las hormonas del estrés. Algunas de estas endorfinas permanecen en el cerebro hasta 12 horas, produciendo un estado de bienestar continuo. Cuando ríes, automáticamente tomas un respiro profundo, esto expande tus pulmones y aumenta el oxígeno circulante en la sangre, de manera muy similar a la respiración profunda y al ejercicio. Los efectos netos son: relajación y una reducción de la tensión. Mientras más oxígeno llegue al cerebro, podrás pensar más claramente. La risa también tiene una función de protección psicológica, distrayéndote de los aspectos negativos de una situación, tu estado de ánimo mejora como resultado de esto.

  • Empieza el día riendo: antes de una junta o antes de un examen, la risa y el humor promueven cambios positivos en el cuerpo como estabilizar la presión sanguínea, masajea los órganos internos, fortalece el sistema inmunológico y mejora la digestión.

 

  • Lee o ve cosas graciosas todos los días: leer tiras cómicas, rentar un DVD, disfrutar de una buena película en el cine, escuchar una rutina cómica rumbo al trabajo, ir a un club de comedia o leer tarjetas graciosas en una tienda de revistas.

 

  • Ríete cuando hagas algo tonto: se ha demostrado que la gente que ve con humor las situaciones cotidianas, siente menos dolor, se sienten más saludables y tienen sistemas inmunes más fuertes.

 

  • Mantén un catálogo mental de episodios graciosos que hayan ocurrido en tu vida: las cosas más graciosas ocurren cuando no son planeadas, atesora esos momentos.

 

  • Comparte bromas y humor con otros: relájate, una sonrisa o una cara graciosa muchas veces es suficiente para conseguir que la gente sonría.

 

  • Usa el humor de manera apropiada en situaciones difíciles: el humor no hará que un problema desaparezca, pero puede ayudarte a darle una mejor perspectiva.

 

  • Asóciate con gente feliz: identifica a las personas que te hacen reír y pasa más tiempo con ellas.

 

  • Lleva una libreta de notas humorísticas: de esta manera tendrás acceso a cosas graciosas cuando estés solo (a) y necesites un empujón.

 

  • Renueva a tu niño interior: los niños de prescolar ríen aproximadamente 450 veces al día, mientras que los adultos sólo 15. Mientras vas por la vida, trata de ver las cosas a través de los ojos de un niño.

 

  • Finge: aun cuando finges una risa o una carcajada, tu cuerpo reacciona como si hubieras expresado una risa sincera, porque, de cualquier forma, debe de tomar un respiro profundo y relajador que impulsa la circulación.

Citas al 335-305-3249 (Lic. en Psicología Mónica), 331-603-6255 (Lic. en Psicología German)

Etiquetaaprende
Compartir

Dejar un comentario