CAPIBARA

162
0
Compartir

El capibara también llamado carpincho es el roedor más grande del mundo. La longitud corporal va de 100 a 130 cm, la cola es vestigial (corta) y el peso es de 27 a 79 Kg. La hembra es menos pesada, puede llegar a pesar 60 Kg. El pelaje es largo y áspero y se encuentra tan disperso que la piel es visible. La coloración varía de café rojizo a grisáceo en las partes superiores, y café amarillenta en las inferiores. Ocasionalmente, algunos tonos negros se presentan en el rostro, la parte externa de las patas y la grupa.

En el macho adulto, un área desnuda en las parte superior del hocico contiene gran cantidad de glándulas sebáceas alargadas. Las patas son cortas y la cabeza es relativamente en posición dorsal. Las patas anteriores tienen 4 dedos y las posteriores tienen tres. Los dedos se arreglan en un patrón radial y están parcialmente palmeados y provistos de garras fuertes. La hembra tienen 5 pares de mamas ventrales.

 

El capibara es comúnmente encontrado en grupos de aproximadamente 20 individuos, aunque viejas historias cuentan de congregaciones de 100 ó más, pero al parecer estos grupos no son estables; en cautiverio se ha observado que los grupos son familiares y que no aceptan con facilidad otro miembro ajeno a él. Hay una jerarquía social estable, pero es mantenida a base de muchas peleas.

El capibara hace vocalizaciones, estas incluyen chasquidos bajos que expresan satisfacción; silbidos prolongados y agudos; gruñidos bruscos y ladridos débiles.

Las crías son precoces y capaces de seguir a su madre y comer hierba poco después de haber nacido. Ambos sexos alcanzan la pubertad a la edad de 15 meses.

Los carpinchos son animales principalmente crepusculares. Pasan el calor del día en agujeros en el barro o dentro de las aguas. Para dormir se esconden entre una vegetación espesa; no les hace falta ninguna cueva. En cambio, en las zonas donde son molestados por las actividades humanas, cambian y adoptan un estilo de vida nocturno.

Sus depredadores naturales más importantes son los félidos como el jaguar o el ocelote, pero también los zorros selváticos y los caimanes. A veces, las crías son víctimas de aves de presa como las harpías, o de reptiles como la anaconda.

 

A esta especie, algunas veces se le mata porque lo consideran una peste para la agricultura, o es cazado intensamente por su carne y cuero. Su piel grasosa y gruesa, provee de una sustancia grasosa usada en el comercio farmacéutico y sus incisivos los usan como adorno los indígenas.

 

Información: www.zooguadalajara.com.mx

Compartir

Dejar un comentario