• Tres monedas de plata

    Camila Darién tenía todo lo que cualquier joven de la Nueva España podía desear: belleza, fama, fortuna y dos padres que la adoraban. Como hija única de un matrimonio mayor, había recibido todos los mimos posibles. Aunque era una mujer de corazón noble, siempre había pensado que se hallaba por encima de los demás, en especial de la gente sencilla ...
28
Ene

Un juego de dados

Había en la ciudad de Bénares  un hombre llamado Apu, aficionado a los juegos  de mesa. Solía practicarlo en compañía de su ...
Mas notas