• Un juego de dados

    Había en la ciudad de Bénares  un hombre llamado Apu, aficionado a los juegos  de mesa. Solía practicarlo en compañía de su amigo Amir. Sin embargo, entre ambos había una gran diferencia. Apu era honesto y sabía perder. Amir no: cuando iba ganando seguía con el juego; cuando iba perdiendo, sin que Apu se diera cuenta, se metía con maña ...
rana
18
Nov

El poder de la palabra

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Las ranas se ...
Mas notas